top of page
  • Telegram
  • Instagram
  • Facebook
  • X
  • LinkedIn
  • Youtube

Cambiar de trabajo

Actualizado: 24 jun

El mundo laboral evoluciona constantemente, y el concepto tradicional de empleo para toda la vida en una única empresa ha cambiado. Los cambios de trabajo, antes mal vistos, se han hecho más comunes a medida que los profesionales buscan nuevas oportunidades y dan prioridad al crecimiento de su carrera. Pero, ¿cuántas veces es demasiado cambiar de trabajo y es necesariamente negativo ser considerado un "job hopper"?



Un hombre retratando trabajos de saltimbanqui

¿A quién se considera un job hopper?


En un mundo laboral en constante evolución, la frecuencia de los cambios de trabajo y la percepción del job hopping pueden variar. Tradicionalmente, se consideraba que una persona que cambiaba voluntariamente de trabajo cada año en los niveles inicial y medio, o cada dos años en los niveles superiores, era un "job hopper". La connotación negativa asociada al job hopping se derivaba de la creencia de que los individuos cambiaban de empresa sin un motivo racional, movidos únicamente por una necesidad de aventura y emoción. Sin embargo, a menudo no es así.


En realidad, los cambios de trabajo suelen estar motivados por factores como la falta de progreso profesional o la posibilidad de un aumento salarial significativo. Son razones válidas que reflejan la ambición de una persona, su deseo de crecimiento profesional y la búsqueda de mejores oportunidades. Es importante reconocer que las motivaciones para cambiar de trabajo pueden variar según los distintos mercados laborales.


En los países en desarrollo, donde la incertidumbre puede ser mayor, es más habitual que las personas cambien de trabajo cada pocos meses. Los contratos temporales a través de agencias son frecuentes antes de conseguir un contrato directo permanente. Esto es especialmente cierto en los Países Bajos, donde una parte significativa de los empleados

(4 de cada 10) no tienen contratos indefinidos.


Además, las tasas de rotación varían de un sector a otro. Sectores como las TI, el comercio minorista, la hostelería y la consultoría suelen registrar una rotación más rápida de los empleados debido a factores como el trabajo basado en proyectos o la evolución de las demandas del mercado. Por otro lado, sectores como las ciencias de la vida, el petróleo y el gas y el derecho tienden a tener una media de permanencia más larga.


Es fundamental tener en cuenta el contexto del mercado laboral y del sector a la hora de evaluar el impacto del cambio de empleo. Aunque todavía pueden persistir algunas percepciones negativas, muchos empleadores reconocen ahora el valor de las experiencias diversas y las competencias adquiridas a través de diferentes funciones. En última instancia, la decisión de cambiar de trabajo debe estar impulsada por los objetivos profesionales individuales, el desarrollo profesional y las circunstancias personales.


Aspectos negativos


El cambio de puesto puede ser percibido negativamente por los responsables de contratación y los consultores de selección por varias razones. Una consideración clave es el tiempo que tarda un nuevo empleado en dominar su papel y en hacer evidentes los resultados de su trabajo. Normalmente se necesita al menos un año para aprender los requisitos del puesto y otro año para que se manifiesten los resultados del trabajo. Este periodo de aprendizaje abarca no sólo las tareas en sí, sino también la comprensión de la cultura, los procesos y los métodos de comunicación de la empresa. Cuando los empleados se marchan al cabo de poco tiempo, el tiempo, el dinero y los recursos invertidos en su formación se malgastan.


Además, los empresarios pueden ver en los frecuentes cambios de trabajo una falta de compromiso y dedicación. Prefieren empleados que puedan formarse en habilidades específicas del sector y de la empresa, lo que a menudo requiere una inversión significativa de tiempo y recursos. Un currículum con un historial laboral incoherente puede suscitar dudas sobre la capacidad de una persona para mantener su compromiso y dedicación a un puesto durante un periodo prolongado. También puede suscitar dudas sobre su rendimiento, ya que los empleadores pueden suponer que los contratos anteriores no se renovaron por bajo rendimiento.


Estas consideraciones ponen de relieve por qué algunos empresarios tienen reservas sobre el job hopping y pueden considerarlo una señal de alarma durante el proceso de contratación. Sin embargo, es esencial tener en cuenta que las actitudes hacia el job hopping pueden variar en función de la industria, las condiciones del mercado laboral y las circunstancias específicas. En determinadas industrias o sectores en los que son habituales los contratos a corto plazo o el trabajo basado en proyectos, los empresarios pueden estar más abiertos a las personas con un historial de cambios de trabajo. En última instancia, las decisiones de contratación deben tener en cuenta las cualificaciones generales del candidato, sus capacidades y su idoneidad para el puesto, en lugar de centrarse únicamente en su historial laboral.



Aspectos positivos


El crecimiento de la economía colaborativa y los flujos de trabajo basados en proyectos en los últimos años, junto con la disminución de la seguridad laboral, ha provocado un cambio en la actitud de los responsables de contratación hacia los CV con un historial laboral variado.


Los empleadores aceptan cada vez mejor los currículos poco convencionales porque reconocen el valor de la adaptabilidad y la diversidad de habilidades. Un candidato con un historial laboral variado puede haber adquirido experiencia en diferentes sistemas, haber adquirido una base de conocimientos más amplia y haber desarrollado una mejor comprensión de diversas culturas. Estas aptitudes son muy valoradas en los actuales entornos de trabajo inclusivos y diversos. Además, un candidato con un CV variado puede demostrar una actitud proactiva hacia el desarrollo personal y profesional. Están dispuestos a asumir distintas responsabilidades, salir de su zona de confort y aprender y crecer continuamente. Esta flexibilidad y apertura a nuevas experiencias puede ser muy beneficiosa para las empresas que buscan candidatos que puedan aportar nuevas perspectivas y enfoques innovadores a sus equipos.


Además, tener un historial laboral variado puede dar lugar a una red profesional más amplia. Los candidatos que han cambiado de trabajo con frecuencia suelen tener un amplio abanico de contactos. Esta extensa red puede desempeñar un papel importante a la hora de encontrar nuevas oportunidades laborales, ya que las recomendaciones y referencias siguen siendo valiosas en el proceso de búsqueda de empleo.


En general, un currículum menos tradicional con un historial laboral variado puede poner de relieve aptitudes valiosas, demostrar un crecimiento profesional proactivo y proporcionar acceso a una red más amplia de contactos profesionales. Aunque algunos empleadores todavía pueden tener reservas sobre el cambio de empleo, otros reconocen los beneficios que las personas con experiencias diversas pueden aportar a sus organizaciones. Es importante que los solicitantes de empleo comuniquen eficazmente el valor y la relevancia de su variada experiencia durante el proceso de contratación.



Salto laboral en su CV


Reflexionar sobre tu propio historial laboral y abordar posibles problemas en tu currículum puede ayudarte a hacerlo más atractivo para los responsables de contratación. He aquí algunas sugerencias para conseguirlo:


Empiece explicando las lagunas laborales que pueda tener. Si perdió un empleo por circunstancias ajenas a su voluntad, asegúrese de mencionarlo en su currículum y ofrezca un motivo honesto para el cese. Durante las entrevistas, reitere esta información para disipar cualquier duda que pueda tener el responsable de contratación.


En el caso de periodos sabáticos o de vacaciones prolongadas, considere la posibilidad de agruparlos y compartir detalles de sus experiencias de viaje y las valiosas lecciones aprendidas. Aunque los periodos sabáticos son habituales en ciertas regiones, es esencial ser consciente de las diferencias culturales y abordar cualquier posible preocupación sobre la lealtad. Cuando presente su candidatura a empresas internacionales, mencione su compromiso con el nuevo puesto en su carta de motivación, haciendo hincapié en cómo sus experiencias previas le cualifican para el puesto.


Además, utilice el encabezamiento de su currículum para exponer sucintamente sus futuros planes y aspiraciones profesionales. Comunique claramente cómo las diversas experiencias adquiridas en varios empleos beneficiarán a la posible empresa. Esfuércese por ser honesto y realista al presentar sus habilidades y cualificaciones, ya que esto será ventajoso tanto para usted como para su posible empleador.


Aunque el job hopping puede seguir teniendo connotaciones negativas, los directivos aceptan cada vez más los aspectos positivos que puede aportar, como la exposición a diferentes sistemas y culturas de trabajo. Sin embargo, para asegurarse de que los responsables de contratación y los consultores de selección se toman en serio su historial laboral, es importante dar explicaciones claras de por qué dejó sus puestos anteriores. Tómese el tiempo necesario para abordar cualquier laguna laboral, incluidos los periodos sabáticos, y haga hincapié en cómo los conocimientos y habilidades únicos que adquirió durante esos periodos contribuirán al crecimiento de un posible empleador. Al destacar el valor que puede aportar, puede ayudar a aliviar las preocupaciones y demostrar su compromiso con el desarrollo profesional.

























Comments


bottom of page