top of page
  • Telegram
  • Instagram
  • Facebook
  • X
  • LinkedIn

Beneficios más deseados para los empleados



En los últimos tiempos se han acelerado las transformaciones en curso de la mano de obra. Los avances en la digitalización, la utilización de macrodatos, la creciente demanda de flexibilidad y el aumento de la brecha de competencias son solo algunos de los retos que deben afrontar las empresas. Para atraer talentos excepcionales a su organización, es crucial comprender las habilidades y cualidades adicionales que requiere en su equipo y lo que motiva a los posibles empleados a solicitar, unirse y permanecer con un nuevo empleador. Hemos llevado a cabo una investigación exhaustiva sobre este tema y nos gustaría compartir nuestras conclusiones sobre las cuatro principales ventajas para los empleados que los solicitantes de empleo priorizan a la hora de considerar futuros empleadores.


Media jornada


La tendencia a optar por empleos con jornadas reducidas no ha dejado de aumentar, y casi la mitad de las personas empleadas en los Países Bajos eligen ahora puestos a tiempo parcial. De acuerdo con la legislación laboral neerlandesa, un trabajo a tiempo completo se reconoce cuando se trabaja entre 36 y 40 horas semanales.


En 2020, se produjo un aumento significativo del número de empleados que trabajaban menos horas en comparación con el año anterior, con aproximadamente 41.000 personas que adoptaron esta tendencia. El impacto de la pandemia en este cambio es difícil de cuantificar con precisión, pero sin duda ha contribuido a la aceleración de este patrón.


Ciertos puestos de trabajo muestran una mayor prevalencia de la jornada reducida. Por ejemplo, muchos profesionales en funciones de gestión de oficinas y secretariado consideran que 32 horas a la semana es la norma. Los profesionales de RRHH a menudo prefieren trabajar 3-4 días a la semana, y el porcentaje aumenta hasta alrededor del 60% en los puestos superiores. Los estudiantes y los profesionales con experiencia en atención al cliente también tienden a trabajar a tiempo parcial. Incluso en sectores tradicionalmente exigentes como el financiero, el trabajo a tiempo parcial es cada vez más frecuente.


El concepto de jornada reducida está estrechamente relacionado con las políticas específicas de permiso parental en los Países Bajos, conocidas popularmente como "Mamadag" y "Papadag". El permiso parental neerlandés permite a ambos progenitores disfrutar de un permiso no retribuido equivalente a 26 veces su jornada laboral semanal hasta que el hijo cumpla 8 años. Los progenitores tienen la posibilidad de disfrutar del permiso parental de una sola vez o repartirlo a lo largo de varios años tomando un día parental por semana. Aunque ambos progenitores tienen derecho legal al permiso parental, sigue existiendo un desequilibrio de género, ya que las empleadas suelen optar por menos horas de trabajo para cuidar de sus hijos.


Remoto


La pandemia del COVID-19 ha obligado a numerosas empresas a adoptar políticas de trabajo desde casa. Lo que antes se consideraba una ventaja principalmente para autónomos y determinados trabajadores tecnológicos se ha convertido rápidamente en la nueva normalidad para muchos empleados. Este cambio repentino ha obligado a las empresas a acelerar su transformación digital, minimizar la microgestión y fomentar una mayor confianza en sus empleados.


Sin embargo, el trabajo desde casa ha planteado retos que pueden afectar al equilibrio entre la vida laboral y personal, ya que la línea entre el trabajo y el hogar se difumina. A muchas personas les cuesta desconectar del trabajo, lo que puede provocar agotamiento a largo plazo. También son frecuentes los sentimientos de soledad y aislamiento, que pueden contribuir a la ansiedad y la depresión. Los padres con hijos pequeños o en edad escolar se enfrentan a un estrés adicional al tener que compaginar su carga de trabajo y sus responsabilidades como padres en el mismo espacio. No proporcionar la estructura y el apoyo adecuados a los trabajadores remotos puede provocar una mayor rotación de personal o un aumento de las bajas por enfermedad.


Las encuestas revelan sistemáticamente que la mayoría de los trabajadores prefieren un modelo híbrido, que combine el trabajo a distancia con la asistencia a la oficina. Esto permite a los empleados beneficiarse de ambos mundos: suficiente interacción cara a cara con los compañeros y, al mismo tiempo, disfrutar de las ventajas de ahorro de tiempo y comodidad que supone trabajar desde casa.


Según nuestra reciente encuesta en LinkedIn, el 47% de los encuestados identificó el espacio de trabajo flexible como la principal ventaja laboral, seguida por el horario flexible y los días de vacaciones adicionales. Esto subraya la importancia de ofrecer a los empleados la flexibilidad y autonomía necesarias para adaptar sus condiciones de trabajo a sus necesidades y preferencias individuales.


Horario flexible


El concepto de jornada laboral tradicional de 8 horas y semana laboral de 5 días se originó a principios del siglo XX, siendo Henry Ford uno de los pioneros en implantar este horario. Ford reconoció la importancia de proporcionar a los trabajadores suficiente tiempo de descanso y ocio, lo que conducía a una mayor productividad e incluso a una mayor rentabilidad. Este planteamiento permitió a los trabajadores disponer de tiempo y recursos para comprar coches Ford, contribuyendo al éxito de la empresa.


Sin embargo, el panorama laboral moderno ha experimentado cambios significativos desde la época de Ford, y la pandemia del COVID-19 ha acelerado aún más la necesidad de flexibilizar los horarios de trabajo. Con el cierre de escuelas y guarderías, los padres se enfrentaron a la difícil tarea de compaginar la educación en casa y las responsabilidades laborales durante periodos prolongados. En respuesta, los empresarios tuvieron que adaptarse a esta nueva realidad y encontrar formas de apoyar a sus empleados.


La pandemia puso de relieve la importancia de dar prioridad al bienestar de los empleados y de considerar el resultado final en lugar de centrarse simplemente en el número de horas trabajadas. Los empresarios reconocieron el aumento de los niveles de estrés a los que se enfrentaban sus equipos y trataron de crear un entorno de trabajo más solidario y flexible. Este cambio de mentalidad puso de relieve la importancia de la conciliación de la vida laboral y familiar y la necesidad de que los empresarios sean comprensivos y se adapten a las circunstancias personales de sus empleados.


Como resultado, muchas organizaciones han adoptado modalidades de trabajo flexibles, como el trabajo a distancia o la flexibilidad horaria, que permiten a los empleados tener un mayor control sobre sus horarios y lograr un mejor equilibrio entre trabajo y vida privada. Al dar prioridad al bienestar de los empleados y centrarse en los resultados más que en la rigidez de los horarios, las empresas pueden crear un entorno de trabajo más productivo y satisfactorio para sus equipos.


Calendario flexible


Los horarios de trabajo flexibles, incluidos los horarios flexibles de entrada y salida y las semanas de trabajo comprimidas, ofrecen diversas ventajas tanto para los empleados como para los empresarios. Estos acuerdos proporcionan a los empleados una mayor autonomía sobre sus horas de trabajo, permitiéndoles gestionar sus asuntos personales de forma más eficaz y trabajar durante sus periodos más productivos.


Los horarios flexibles de entrada y salida reconocen que no todo el mundo funciona de forma óptima durante las horas de oficina tradicionales. Permitir a los empleados alinear su horario de trabajo con sus momentos de máxima productividad puede mejorar su rendimiento general y su satisfacción laboral. Reconoce las diversas necesidades y preferencias de las personas, fomentando un equilibrio saludable entre la vida laboral y personal.


Una semana laboral comprimida, en la que los empleados trabajan más horas en menos días, puede ofrecer beneficios adicionales. Disponer de un día libre adicional permite a los empleados disponer de más tiempo para actividades personales, como pasar tiempo con la familia, dedicarse a aficiones o viajar. Este aumento del tiempo personal puede contribuir a una mayor satisfacción laboral y a reducir el absentismo, ya que los empleados pueden asignar sus tareas y citas personales a su día libre.


Sin embargo, es importante tener en cuenta los posibles inconvenientes. Desviarse del horario central de oficina en horarios de trabajo flexibles puede afectar a la agilidad de la empresa, ya que la coordinación y colaboración entre los miembros del equipo puede resultar más difícil. También puede afectar a la satisfacción del cliente si el servicio al cliente o la disponibilidad se ven comprometidos durante las horas de trabajo no estándar.


Del mismo modo, una semana laboral comprimida puede dar lugar a jornadas laborales más largas, lo que puede reducir la productividad y aumentar la fatiga. Es fundamental que empleados y empresarios establezcan límites claros y garanticen un tiempo de descanso y recuperación adecuado para mitigar posibles problemas de agotamiento o rendimiento.


En última instancia, encontrar el equilibrio adecuado y evaluar las necesidades y dinámicas específicas de cada organización es crucial a la hora de implantar horarios de trabajo flexibles. La comunicación abierta, las expectativas claras y la atención centrada en mantener la productividad y la satisfacción del cliente son esenciales para implantar con éxito este tipo de acuerdos.


Autonomía


Los empleados de hoy en día quieren más autonomía y libertad en su trabajo. Quieren crecer y experimentar. Por eso muchas empresas ofrecen trayectorias profesionales claras y predefinidas y oportunidades de participar en proyectos fuera del ámbito normal del trabajo. El resultado suele ser una mayor confianza y una relación más estrecha entre jefe y empleado. La atención se centra en los resultados. Se fomenta la apropiación de ideas y decisiones. Los holandeses son famosos por ofrecer a sus empleados una gran autonomía, personificada en la estructura organizativa de "jerarquía plana". Muchos extranjeros eligen trabajar en los Países Bajos precisamente por este motivo.


Existe una tendencia mundial entre las generaciones más jóvenes a pedir opiniones con regularidad. Los Millennials y la Generación Z están ansiosos por aprender, desarrollarse y contribuir a la sociedad. Para lograrlo, solicitan la validación frecuente de su trabajo y el apoyo continuo del supervisor y los compañeros de equipo.


Pero el feedback no es una conversación unidireccional. Más fuentes de feedback garantizan menos sesgos, por lo que el método de feedback 360 ha ganado popularidad recientemente. Aparecido por primera vez en los años 90, muchas empresas de Fortune 500 utilizan hoy esta técnica de feedback. Permite a un empleado escuchar las opiniones de su jefe, colegas, subordinados y echar un vistazo más sincero y estratégico a sus propias habilidades, puntos fuertes y débiles.













Comments


bottom of page